lunes, 22 de febrero de 2010

Estamos de vuelta.

A ver a ver a ver existe una manera que aunque poco convencional a las utilizadas generalmente en digamos determinada zona del mundo vamos a definirla sí pero de todos modos el escenario presenta por lo menos una dimensión más a las que convenientemente hemos pautado para este sin eufemismos logrado patrimonio nacional que ora naufraga ora despierta no sin agitaciones condescendientes o favorables a algunos por nombrar a los que esperan en verdes llanos a la sombra haciendo vecinazgos tejiendo urdiendo lo que es sabido llamar de tantas maneras diversas que qué sentido tendría siquiera disponer de algo para enchastrar tal vez iluminar un vestigio que más bien suena de algún lado así vagamente estamos los sabados a las veintitres los domingos a las veinte en el camarín hay cambios escenográficos sutiles pero sorprendentes.